Noviembre 2007

Estimado Enrico:

Lo menos que puedo decir es GRACIAS ENRICO. Ojalá tu conocimiento y sabiduría hubiera llegado a mis hace cuarenta años. Creo que ni tú ni yo estábamos preparados. Estamos juntos por una razón y entiendo que el tiempo es hoy. Con tus enseñanzas aprendí mi razón de ser y reafirmé mi fe en la evolución del espíritu y en la creencia de un Dios infinito, un Dios de amor y un Dios que evoluciona constantemente. Aprendí que Saturno me trataba de enseñar en todo momento y yo no lo oía. Hoy espero y planeo por un nuevo viaje que me ha de propiciar una nueva trayectoria con una mente más amplia y con el conocimiento de la verdad firme en mi espíritu. Hoy me siento feliz pues tengo lo que siempre busque y tú has sido una gran parte de mi respuesta. Te estoy eternamente agradecido. Te deseo éxito y lo mejor. Que recibas todas las bendiciones que alguien como tú merece. Quien te admira y respeta PS

 

Miami, Febrero 2008

Hola Enrico, la verdad quería también agradecerte por toda tu constancia, propósito, entrega y dedicación a la enseñanza de este IPS (Individual Program System), para mi ha sido como encontrar un GPS en el medio del océano, para ir en la aventura de la búsqueda del ser que “SOY” , y mientras  más busco más encuentro que podemos ser de todo, cuando es así nos abrimos a todas estos arquetipos y encontramos una fuerza increíble en cada uno de ellos, y es con la ayuda de los nodos que llegamos a la vía central del mapa, es allí donde está el verdadero aprendizaje, y ese ha sido un descubrimiento increíble para mi, todo lo demás me ha ayudado a ver más de mi y cuanta capacidad tengo, ya por el conocimiento de los nodos y las ruedas me es suficiente agradecerte desde mi espíritu el gran aporte que has añadido a mi vida, ha sido una llave clave en estos últimos dos años para seguir navegando en estas aguas profundas donde me da terror mirar  y saber que soy el capitán. La astrología para mi es una gran aliada, que me permite soltar la mente, cuando pienso mucho, recibir las afirmaciones y navegar para que los cambios sean más fáciles, valorar y amar cada detalle que puedan venir de otros, sentir intensa y apasionadamente y por supuesto no podía faltar, pararme ante la injusticia. Gracias Enrico una vez más, a ti, a Anna María y la nena que también aporta lo suyo, que sean siempre bendecidos los tres. Cariños, SF